27 de abril de 2013

Agrícola: Animales en la Granja

Durante mucho tiempo, mi hermano Dimento Yoryo me habló de las bondades de un juego que le ocupaba gran parte de las veladas del fin de semana, en el que tenía que gestionar su propia granja y hacer que prosperara más que las de los otros jugadores. Él estaba entusiasmado, ya que emulaba de una manera muy divertida sus pretensiones reales de tener su propia huerta allá donde vive, en las tierras del norte. Ese juego es el famosísimo Agrícola de Uwe Rosenberg, un clásico indiscutible por derecho propio de los llamados “juegos de mesa modernos”. - Dimento Raf -

Durante mucho tiempo, mi hermano Dimento Yoryo me habló de las bondades de un juego que le ocupaba gran parte de las veladas del fin de semana, en el que tenía que gestionar su propia granja y hacer que prosperara más que las de los otros jugadores. Él estaba entusiasmado, ya que emulaba de una manera muy divertida sus pretensiones reales de tener su propia huerta allá donde vive, en las tierras del norte.
 
Ese juego es el famosísimo Agrícola de Uwe Rosenberg, un clásico indiscutible por derecho propio de los llamados “juegos de mesa modernos”. Pues bien, hoy vamos a hablar de su “hermano pequeño”, AGRÍCOLA, ANIMALES EN LA GRANJA, del mismo autor, ilustrado por Klemens Franz y editado estupendamente en España por Homolúdicus y que, a diferencia de su referente, está pensado solo para dos jugadores.

Vista general de una partida de juego
Al abrir la caja, nos encontramos con componentes de madera y cartón del bueno, junto a unas instrucciones claras y no muy extensas. Todo de agradecer.
 
El creciente arqueamiento de la ceja de Dimento Earl al presentarle la temática del día no auguraba una explicación comprensiva de las reglas (trance por el que todo jugón ha de pasar si quiere dar rienda suelta a su pretensión), sorprendiéndome su paulatina buena acogida, reflejada sin duda en el retraimiento gradual de aquella ceja inquisitiva.
 
En Animales en la granja, cada jugador posee un tablero individual y ampliable (con unas parcelas modulables), con su cabaña y los terrenos a acotar mediante vallas, para acumular la mayor cantidad de ganado dentro (objetivo principal) y así puntuar. Contamos con un tablero común en el que vamos ubicando por turnos cada uno de los tres trabajadores de los que disponemos en las casillas libres, realizando la acción requerida en el momento de posicionar.
 
El tablero común
 En el tablero común conseguiremos recursos (madera, mineral y juncos, necesarios para la construcción de vallados, edificios y comederos), la posibilidad de construir y por supuesto, animales (ovejas, cerdos, vacas y caballos), que procrearan al finalizar la ronda si se encuentran a pares en tus tierras.

Dimento Earl entendió a la perfección la mecánica, y le vi francamente preocupado por la redistribución de sus animales (ya que en las tierras acotadas puedes colocar un número determinado de animales y de una sola variedad), contemplando estupefacto como algunos huían prado a través al no poder ser mantenidos por su deficiente granja.  

Al final de la octava ronda, el juego termina y se procede al conteo de puntos, directamente dependiente del número de animales que se posea y de su tipo, del precio de los edificios y de los terrenos adicionales usados y completos.

 Buenas sensaciones, altamente recomendado para los que nunca han jugado a nada parecido y para echar una partida rápida y entretenida a algo. Qué bonito, qué simple, y qué divertido.
 
A Dimento Earl se le escapaban algunos animalicos...
La granja de Dimento Earl mejoró, y creo que disfrutó entregándose a las labores de la ganadería intensiva, aunque para eso, tendremos que esperar a su reseña vespertina en “Jugando con mi enemigo”.

Agrícola - Animales en la Granja está disponible en Dimento Games por 22,45€.

B.S.O de la partida: Weather Systems (2012) - Anathema
Música de fondo de la reseña:Pink Floyd
Entradas relacionadas: Jugando con mi enemigo - El expreso de medianoche

Dimento Raf
'Jugón frustrado' y paseador de juegos en bolsa de tela.

Ludoteca: menos amplia de lo que él quisiera. Mengua con cada visita de su discípulo.
Ocupación actual: entrenador personal de Dimento Earl.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada